Historia

Historia

El origen del Doctorado en Ciencias Geológicas en la Universidad Nacional de Córdoba se remonta al año 1869, cuando el entonces Presidente Domingo F. Sarmiento fundó la Academia Nacional de Ciencias y la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Matemáticas (desde 1876, Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales) en la Ciudad de Córdoba. Desde entonces, la evolución de las Ciencias Naturales en esta ciudad ha estado estrechamente ligada a la Academia, siendo su accionar un componente significativo en el crecimiento científico de las disciplinas involucradas. Desde 1874, la Academia ha publicado en sus Actas (11 volúmenes), Boletín (60 volúmenes) y en las Misceláneas (93 números), buena parte de la investigación geológica argentina.

El primer Doctor en Ciencias de la Facultad fue el Sr. Sayle Echegaray, quien recibió su título en 1878, en un acto en el cual también se le otorgó el Doctorado «Honoris Causa» a Francisco P. Moreno.

En los comienzos, los cursos de Ciencias Naturales se dictaron en la Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas. Con posterioridad, la actividad en este campo decayó paulatinamente, hasta que en 1918 volvió a crearse el Doctorado en Ciencias Naturales. Este fue dividido en varias especialidades, siguiendo el ejemplo de las universidades europeas y norteamericanas, y los planes de la Universidad de La Plata: Mineralogía, Geología, Botánica y Zoología.

En 1929, la Escuela de Ciencias Naturales contaba con diez alumnos inscriptos y se destacaba a la investigación científica como «su fin más elevado», instando a los profesores a contribuir por medio de estudios originales al adelanto de sus respectivas disciplinas y a facilitar la iniciación en la investigación a los alumnos con vocación y aptitudes para ello. Miguel Fernández, en «La Escuela de Ciencias Naturales. Su Historia, su Funcionamiento y sus Fines», Imp. A. Aveta, Córdoba, 1929) destacaba la necesidad de contar con «un sistema de cursos perfectamente organizado» a fin de consolidar la formación de recursos humanos. A. Windhausen, geólogo y maestro notable, destacaba que «si la Universidad quiere aumentar su prestigio por la presencia en sus cátedras de hombres que se dediquen a la investigación científica, ella tiene la obligación de procurar los medios financieros y demás elementos que forman la base indispensable para tales investigaciones».

El brillante despertar de la investigación geológica del siglo pasado, con naturalistas de la talla de Burmeister, Stelzner, Brackebusch, los hermanos Doering, Moreno, Bodenbender, Ameghino, Holmberg, Kurtz y muchos otros, fue seguido este siglo por continuadores como Keidel, Schmieder, Beder, Windhausen, Frenguelli, Groeber, Gerth, Wichmann, Feruglio, Olsacher, Schlagintweit, García Castellanos, Leanza, Turner, Gordillo, etc. El nivel académico alcanzado tuvo una clara correlación con la producción de recursos humanos: entre 1943 y 1950, más de 80 estudiantes de posgrado egresaron con el título de Doctor en Ciencias Naturales (Mineralogía y Geología). En el año 1956, se estableció para el posgrado el título de Doctor en Ciencias Geológicas que continúa hasta la actualidad.

Continuando con la rica tradición, la formación de recursos humanos ha evidenciado un promisorio crecimiento durante las últimas décadas, augurando una sólida consolidación futura para la Escuela de Doctorado en Ciencias Geológicas de Córdoba.

 

Objetivos

Este Doctorado aspira a la que conduzcan a aportes realmente originales. Con ello se alcanzará uno de los objetivos esenciales de la formación de posgrado, cual es fomentar y mejorar la generación de conocimiento, actividad propia e indelegable de la Universidad. El logro de esta meta conduce, por otra parte, a la formación de recursos humanos de alto nivel que cumplirán una función importante en la transmisión de conocimiento. En este sentido se tiene el convencimiento que sólo con una formación de posgrado de excelencia y haciendo los mayores esfuerzos para insertar nuestros doctorados en la docencia universitaria se logrará un sustancial mejoramiento de la calidad de la enseñanza y la investigación en nuestra institución.

El perfil del egresado que se busca formar es el de una persona con sólidos conocimientos en una rama específica de la geología, capaz de orientar su actividad tanto hacia la docencia como a la investigación básica o aplicada. Se estima que la formación adquirida durante el posgrado, y especialmente durante la realización de una Tesis Doctoral de jerarquía facilitará la inserción del doctorado en el sistema científico-tecnológico del país, y/o constituirá un importante antecedente académico para su vinculación con empresas estatales o privadas que tengan interés en investigación y desarrollo en determinadas áreas de las geología.

Subir al inicio de la páginaLogo subir

2019 Desarrollado por Centro de Cómputos Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales